Cómo bajar la fiebre sin medicamentos

Como bajar la fiebre, Si tú tienes fiebre (o tu hijo), aparentemente querrás quitarla lo más rápido posible, aunque la fiebre tiene un mecanismo: se cree que una temperatura del cuerpo mayor que el normal estimula el sistema inmunológico y elimina agentes infecciosos.

Por eso, hay buenos motivos para dejar que la fiebre siga su ruta normal, por lo menos durante un día. Sin embargo, deberás chequearla para que tú o tu niño se encuentren lo más cómodos posible, mientras el sistema inmunológico hace su función. Afortunadamente, hay medicamentos caseros que pueden ayudar.

Como bajar la fiebre

Con un baño caliente o tibio. Comienza con un baño caliente y dile a la persona con fiebre que entre y descanse mientras la temperatura del agua empieza a enfriar lentamente. Como la temperatura del agua enfría lentamente, la temperatura de la persona también lo hará al mismo tiempo.

El agua no debe estar demasiado fría, porque la temperatura del cuerpo no debe bajar demasiado rápido.

Con medias húmedas. Este mecanismo es más efectivo durante la noche. Toma un par de medias de algodón puro del largo adecuado para tapar los tobillos y mójalos bien con agua normal fría.

Escurre el sobrante de agua y colócale las medias. Tápalos con otras medias de lana pura para que aíslen la temperatura. La persona con las medias puestas tiene que estar en cama durante el resto de la noche. También debe estar tapada con una sábana gruesa.

Casi todos los niños cooperarán, porque comenzarán a sentirse más fríos al cabo de unos algunos minutos.

Este tratamiento es una muestra naturopático tradicional. La teoría es que los pies fríos ayudan un aceleramiento en la circulación y una gran respuesta del sistema inmunológico. El resultado es que el organismo genera calor y culmina secando las medias y enfriando el cuerpo. Este procedimiento también puede quitar la congestión de pecho.

Con un paño húmedo. Toma 1 o 2 paños de mano y dóblalas a lo largo. Moja los paños en agua bastante fría o con hielo. Exprime el exceso de agua y enrolla el paño en la cabeza del convaleciente, a través de su cuello, tobillos y muñecas.

No coloques paños en más de dos zonas al mismo tiempo, es decir, ponlas cerca de la cabeza y de los tobillos, o colócalas cerca del cuello y de las muñecas. De lo contrario, la temperatura podría bajar bruscamente.

Las toallas frías sacan calor del organismo y pueden bajar la temperatura en general. Coloca otro paño cuando este se seque o ya no esté tan frío y no de alivio. Puedes repetir este mecanismo las veces que sean necesarias.

Rebaja la cantidad de comida que ingieres. Los que hablan de “no alimentar la fiebre” tiene un punto de verdad, según recientes análisis científicos. La energía del cuerpo no debe perderse en la digestión, porque se debe usar para controlar la infección provocante de la fiebre.

Elige por las frutas saludables. Escoge frutas, tales como las bayas, la patilla, la naranja y el melón. Estas son abundantes en vitamina C, que puede ayudar a eliminar infecciones y a quitar la fiebre. También ayudan a mantenerse hidratado.

Descarta los alimentos pesados, grasosos o aceitosos como los cocidos a la brasa o fritos. También descarta los alimentos picantes como las alitas de pollo, el pepperoni o las salchichas.

Consume sopa. Si bien puedes beber caldo de pollo solo, también puede beber sopa de pollo con arroz y vegetales. Varios estudios han mostrado que la sopa de pollo en verdad tiene propiedades medicinales. También colabora a mantenerse hidratado.

Verifica de incluir una buena fuente de proteína de ligera digestión como los huevos revueltos o el pollo (incluye unos cuantos trozos al caldo de pollo).

Toma bastante agua. La fiebre puede causar deshidratación, causas que puede empeorar los síntomas. Para quitar la deshidratación, toma mucha agua o una bebida rehidratante oral. Consulta a tu doctor antes de comenzar a beber una bebida especial y dile que te recomiende.

Ten hecha una lista de los síntomas, las veces que tú o tu niño han estado comiendo, tomando, y las temperaturas más elevadas de la fiebre. También realiza un registro de las veces con la que intercambias los pañales o, si el niño es de más edad, la frecuencia con la que orina.

Si estás dando pecho a tu bebé, procura hacer lo más que puedas, porque tu leche le entregara nutrientes, líquidos y bienestar.

Los niños (y tú) podrían gozar de las paletas helados para mantenerse hidratados. Eso sí, evita el abuso de azúcar. Busca helados de fruta 100% naturales, helados italianos, yogur congelado o sorbetes. ¡No se te olvide el agua pura!

Bebe un té herbal antipirético. Puedes adquirir estos tés hechos o hacerlos tú mismo. Solo coloca 1 cuchara de la mata deshidratada por cada medida de agua. Deja macerar la mata en agua hervida durante 5 minutos y ponle sabor con limón y miel.

Evita colocarle leche, porque los lácteos tienden a acelerar la congestión. En el caso de niños pequeños, rebaja las matas a ½ cucharadita y revisa de que el té enfríe. En el caso de bebés, no les des té, a menos que te lo indique tu doctor. Prueba un té herbal de las siguientes matas

albahaca sagrada (la albahaca normal servirá, pero no tanto).

corteza de sauce blanco

menta o hierbabuena

caléndula

hisopo

hoja de la frambuesa

jengibre

orégano

tomillo

 

Debes conocer cuándo llamar a tu médico. La temperatura orgánica puede cambiar durante el día, pero se estima que la normal es de 37 °C (98,6 °F). La sugerencia para bebés de menos de 4 meses es que si su temperatura corporal es de 38 °C (100,4 °F) o los pasa, deberás llamar rápidamente a un médico.

En el caso de pequeños de cualquier edad, si su temperatura rectal es o supera los 40 °C (104 °F), deberás llamar rápidamente a un médico. Los bebés de más de 6 meses con una temperatura de 39,4 °C (103 °F) también deben ser revisados. Si tu niño presenta fiebre junto con alguno de los siguientes síntomas, llama a tu doctor (o a los servicios de emergencia) lo más rápido posible

Video como bajar la fiebre

Leave a Reply

Ir a la barra de herramientas