Como hacer Pizza

Como hacer Pizza, ¿Hay alguno a quien no le guste la pizza? Creo que siempre habrá excepciones, pero estamos claro que la pizza es uno de esas delicias gastronómicas que se hacen en todo el mundo. Eso sí, hay una brecha entre una pizza de buena calidad y otra muy mala, y no hay nada como hacerla nosotros mismos. Si todavía no te has entusiasmado a darle a la masa o quieres conocer cómo puedes mejorar tus pizzas, no te olvides esta guía insuperable para hacer la mejor pizza casera.

El secreto de una pizza comienza, claro está, por la masa. Su preparación realmente no es complicada y se concentra en pocos ingredientes, pero hay que saber algunas pautas básicas para preparar una masa realmente insuperable. Con productos de calidad, cierta destreza y poniéndole un toque de cariño, sabrás que no es difícil llegar a una pizza casera perfecta. Como si estuvieras en Italia, o casi.

Como hacer Pizza

Como hacer Pizza

Planificación Previa

Como en cualquiera otra receta de cocina, la preparación anterior al paso de cocinar es muy importante para ejecutar y conseguir el camino del éxito y evitar distracciones. Realizar de imprevisto una pizza no suena a ser buena idea, Excepto que tengamos ya bastante buena experiencia y tengamos una despensa bien surtida. escoge con anticipación qué día quieres realizar la pizza, qué sabores te provocan y con cuántos invitados la vas a compartir.

Dependiendo de la receta que escojas seguir, necesitarás comenzar a trabajar la jornada anterior o directamente el día en el que prenderás el horno. Las masas retrasadas dan resultados mejores, pero también se consiguen pizzas maravillosas preparando las pizzas el mismo día. Si te decides por la opción primera, recuerda verificar bien en la receta cuántas horas de reposo nocturno necesitará la masa, y cuándo tienes que extraerla de la nevera previo de continuar con el proceso.

Recetas De Masa De Pizza Casera En Directo Al Paladar:

Materiales Necesarios

Al comenzar podemos realizar pizza en casa con los materiales y utensilios comunes que podemos tener en cualquier cocina, además del horno convencional. En una cocina ideal tendríamos un horno de piedra fabuloso o uno profesional capaz de llegar a temperaturas muy elevadas, pero con nuestros hornos más comunes también obtendremos una pizza casera insuperable.

Como materiales principales, necesitarás al menos un cuenco mediano o grande, una balanza digital, plástico film, una bandeja de horno y papel de hornear. Si deseas resultados más profesionales es recomendable obtener además una raqueta cortadora de masas, una pala, un triturador de aceite y una paila de acero o piedra de hornear.

Los ingredientes básicos

Los grandiosos maestros de la pizza seleccionan con mucho cuidado la calidad de las harinas, incluso varios la importan directamente de Italia para obtener los mejores resultados. A nosotros no nos hace falta tomar esa medida extrema, pero conviene revisar qué harinas vamos a usar, pues las diferencias de calidades importan mucho en el resultado total, al igual que con cualquier pan.

Una harina rica en gluten, las nombradas de fuerza o de panadería, permiten el aumento de la masa en el horno y son más fáciles de trabajar, si se analizan sus reposos. Las de todo uso, más débiles al tener menor cantidad de proteínas, hacen que la masa sea más floja y suave, aunque suelen a romperse si se manipulan demasiado. Podemos sustituir un 12% de la harina por una integral para darle un toque fuerte.

Muchos conocedores prefieren harinas de gran fuerza que necesariamente hay que dejar descansar durante 24 horas o más para lograr una presentación elástica y manejable, lo que además importará en el sabor final. Peter Reinhart recomienda probar y encontrar la mezcla de harinas que más convenza a cada uno, creyendo mejor por variedades sin blanquear y de molienda fina.

Puedes usar levadura seca de panadería o fresca, usualmente la receta indicará las cantidades. La seca es más fácil de calcular, de combinar y de almacenar. El agua también determina en el sabor final de la masa, es mejor utilizar agua mineral natural para verificarnos que no habrá ningún sabor raro que pueda cambiar a los aromas. Y si usas aceite, que sea uno bueno virgen extra.

Manos A La Masa

Prepara un área de trabajo limpia y despejada y ten a mano todos los ingredientes y herramientas que vayas a utilizar, con todo ya medido y verificado. Tras haber revisado algunas veces la receta, comienza a realizar tu masa, sin apuros. El primer paso suele ser simplemente combinar todos los ingredientes hasta tener una masa compacta, húmeda, sin amasar. Tapa con plástico film – o con un gorro de baño – y deja reposar a temperatura ambiente o en la nevera, según se le diga.

Lo común antes de dejar la masa en la nevera es dejar tranquila entre una y tres horas en la cocina, menor tiempo cuanto más calor haga. En verano, en lugares calurosos, mejor cortar el tiempo sólo a una hora. Coloca la masa en la parte media o baja de la nevera, lejos de productos con olores fuertes que puedan dañarla. Podrás hacer pizza al día siguiente o guardar la masa hasta cuatro días más. Recuerda sacarla al menos una o dos horas antes de continuar con el proceso.

Para utilizar y amasar es recomendable usar las manos, y sí, nos ensuciaremos. Es parte de la maravilla de la experiencia de la pizza casera. Aunque parezca demasiado mojada, no es preciso añadirle mucha más harina; podemos mojarnos las manos con agua fría. La masa de pizza tiene que ser algo pegajosa.

Luego una vez formadas las cantidades en forma de bolas, se dejan reposar a temperatura ambiente en el área de trabajo llena de harina. En este punto podemos congelar las cantidades de forma individual, y sólo habrá que acordarse de descongelarlas en la nevera la noche anterior. Pará estirar la masa y dar forma a nuestra pizza se aconseja no olvidar el rodillo. Si te animas a imitar a los maestros pizzeros

 Video Como hacer Pizza

Leave a Reply

Ir a la barra de herramientas