Como hacer una carta

Como hacer una carta, Pensar que redactar una carta es cosa fácil está muy lejos de la verdad.

Los tiempos van cambiando y siguen girando a una rapidez cada día más violenta. La era industrial está contribuyendo el paso a la era de la información en la que la comunicación se hace de forma simultánea y en la que el trato ameno va dejando a atrás los pasados formalismos y protocolos que los frecuentemente usados.

Hoy en día los puestos importantes de responsabilidad no llevan el peso social ni el respeto que antiguamente se les daban. Es sencillo encontrar cada vez más personas jóvenes en puestos de directivos, probablemente a medio tiempo y cobrando un salario muy bajo, y cuyo trato, alejado del trato de “usted”, se estrechan más al del “tú a tú” y al trato cercano que tanto se quiere para realizar un clima óptimo de trabajo y de equipo.

Teniendo presente que la carta ha de ser clara, limpia, corta, precisa, metódica, correcta, cortés, considerada y, sobre todo, que tenga el fin que nos trazamos, veremos que la situación no es tan fácil.

Sin caber duda de hacer una carta que contenga los requisitos descritos puede calificarse entre los géneros literarios más complicados.

Cómo Hacer Una Carta

La carta se define como una conversación por escrito y, ante todo, tenemos que saber adaptarnos a nuestro interlocutor.

Sócrates, excelente conversador, hablaba con el barbero “en barbero” y con el filósofo “en filósofo”.

Si no seguimos ese dato, será muy difícil de conseguir el fin propuesto porque no seremos ni transparentes ni fáciles de entender.

Pecaremos contra el facilismo, la transparencia y la naturalidad sin obviar que, si nos valemos de artificios,  la carta terminará, sin duda, en la cesta de la basura.

Por el contrario, si hacemos gala de frases pequeñas y claras para entender; si metódicamente separamos los asuntos que tratemos, dando importancia y prioridad a lo más interesante para seguir con una indicada explicación y una justificación, en la que se sacaran cuestiones accesorias y divagaciones, seremos precisos y nuestras posibilidades de éxito serán más amplias, maximice si a todo lo ha presidido la corrección y cortesía que, como ninguno ignora, detalla en ser pulcros, no tener errores ortográficos ni sintácticos y ser precisos, afables y comedidos.

Otro detalle lo impone este sabio refrán: “Antes de hablar, piensa alguna vez; antes de escribir, tres”.

No debemos obviar que, pese a nuestra condición de autoría, la carta pertenece a la persona quien la recibe y que puede hacer de ella el uso que mejor le parezca.

Vuelvo a comentar que debemos pensar muy bien la llegada que pueda tener una frase, no ofrecer aquello que no se piensa dar; la gravedad de una palabra mentirosa…

Seamos verdaderos al escribir eliminando las mentiras que nadie cree: “… puedes creerme que me ha sido completamente difícil escribirte. Ya sabes las muchas cosas que tengo…”

Normas Para Hacer Una Carta

1ª. Colocar la fecha del día en que escribimos.

2ª. Contestar mencionando fecha, referencias y asunto.

3ª. Tener en cuenta:

– Si nos dirigimos a nombre de una sociedad, fabrica, etc. para hablar en plural. Ejemplo: “Comunicamos a aquellos”. No es usual usar el “singular”.

– Si comenzamos con la palabra “Señores:”, el resto de la oración irá en plural. Ejemplo: Señores. Acusamos recibo a la carta de ustedes de fecha. No suele ser común dirigirnos a “un colectivo” en singular. Sobre todo, después de haber escrito varios algunos párrafos.

– Saber crear el interés del destinatario desde un comienzo, sobre todo, si la comunicación es amplia.

La Carta Desnuda Nuestra Personalidad

Es tan verdadero el título que nos ocupa que, si queremos no ser confundidos, hemos de expresarnos tal y como hablamos, lo que no dificulta que se medite pausadamente, se exprese el motivo espontáneamente y, como ya hemos dicho, se lea y relea nuestra epístola para verificar que no existen errores ortográficos ni sintácticos.

Otras consideraciones que enseñan al destinatario la personalidad, son la cualidad del papel, el color de la letra, la tinta o la clase de máquina (o impresora de computadora), la firma y otros detalles aparentemente triviales que a menudo suelen ser significativos para el lector.

Si estas características las escogemos con cuidado y veracidad, con el ánimo de gustar y no de deslumbrar, nuestra fotografía resultará fabulosa.

Normas Para Contestar Una Carta

  1. Al creer en Cómo Hacer una Carta, póngase siempre en el lugar del destino y lea cuanto le dice con ánimo crítico.
  2. Tenga presente, en el puesto de trabajar en una empresa, dar a la escritura de tu carta un tono de confianza, seriedad y sinceridad. Por lo que tú detalles, indicaran a tu empresa.
  3. Recuerda que Sócrates hablaba al barbero “en barbero” y el ingeniero “en ingeniero”. Hable al destinatario en el mismo idioma que utiliza.
  4. nunca imprimas a la escritura un carácter impersonal y duro. Recuerda que la carta es una charla escrita.
  5. Ya hemos revisado cómo la carta desnuda nuestra personalidad. Estudia con detalle a su corresponsal y sabrás responderle acertadamente.
  6. Usa, en todo momento, un lenguaje amable y cordial, sin pecar por abuso ni por defecto. Debes conocer “guardar las distancias”. No tienes por qué contestar a un “apreciado amigo” con un “querido amigo” o lo contrario.
  7. Al realizar una carta, no seas jamás fastidioso, forzado o afectado. Las insistencias cansan. Si tienes que establecer constancia de su amor propio, hazlo con facilidad y naturalidad; jamás como dañado.
  8. Acuérdate que la cortesía es una norma de obligación de cumplimiento en la convivencia. No nos cansaremos de recordar la necesidad de ser dispuesto, afables y comedidos. En suma, cortes. Descubrimos tener buena crianza.
  9. Despierta el interés de tu corresponsal. Conseguirás ser entendido con cortesía y las posibilidades de hallar el fin propuesto serán mayores.
  10. Si piensas fríamente en el asunto que te ocupa, la respuesta que tendrás jamás te sorprenderá. El buen corresponsal prevé siempre la respuesta porque su carta fue fruto tomado en cuenta para pensar.
  11. Dele prioridad al qué pensará el destino, por alto de tu estilo, adaptándote con perfección al asunto que trata.

Artículo relacionado

como redactar una carta

Video como hacer una carta

Leave a Reply

Ir a la barra de herramientas