¿Cómo limpiar el rostro?

Cómo limpiar el rostro, cuidar de nuestro cuerpo no es solo hacer ejercicios y comer saludablemente; bien es cierto que nuestro estilo de vida y todo lo que hacemos para cuidar de él se refleja en  la piel, siendo nuestra principal carta de presentación, pero ¿Cómo cuidas la piel de tu rostro? Hacerlo diariamente es fundamental para lucir una piel saludable, fresca y que refleje lo mucho que te cuidas.

Cómo limpiar el rostro

La piel de nuestro rostro está expuesta a todo nuestro alrededor, por este motivo límpiala todas las noches, sin importar que no te hayas maquillado o no hayas salido de casa. Las impurezas del medio ambiente, la misma grasa que la piel produce y demás factores, tapan los poros de la piel impidiendo que respire normalmente.

Cómo limpiar el rostro

¿Qué productos elegir?

Hay cientos de productos en el mercado entre cremas, geles limpiadores, astringentes, esponjas, cepillos y más. Lo primero es identificar qué tipo de piel tienes: grasa, seca o mixta.

  • Piel grasa: Tiene aspecto brilloso y con más posibilidades de apariencia de acné.
  • Piel seca: Tiene un aspecto deshidratado, las líneas de expresión son más marcadas y se hidrata con dificultad.
  • Piel mixta: La grasa se localiza en la zona T (nariz, frente y barbilla) el resto del rostro luce opaco y reseco.

Después de identificar tu tipo de piel, sabes claramente que productos adquirir; aquellos para piel mixta vienen identificados, generalmente son productos neutros.

Al terminar el día es importante que te desmaquilles completamente, haciendo énfasis en  el área de los ojos. En esta zona las glándulas son más propensas a taparse, por esta razón desmaquíllate con productos a base de agua y cremas especiales para los ojos.

Si eres de piel grasa, usa desmaquillante de agua y si eres de piel seca utiliza de aceite. Usa elementos adecuados, actualmente todos los productos de belleza están identificados y hacen la búsqueda mucho más amigable.

Recomendaciones:

  • El agua con la que laves tu cara debe estar tibia, ni muy caliente ni muy fría, para no maltratarla, recuerda que tendrá contacto directo con tu rostro.
  • Cuando seques tu cara, no afinques la toalla en ella mucho menos si es de un material áspero. Sécala con golpecitos suaves y usa toallas de tela delicada, recuerda que la piel de esta zona es delicada.
  • Para el contorno de ojos usa productos especiales, si utilizas cremas, desmaquillantes o tónicos que no son para esta zona, corres el riesgo de obstruir poros y darle un aspecto cansado y abultado.
  • Crea una rutina diaria, invierte de 10 a 15 minutos en limpiar tu rostro de manera adecuada. De esta manera y con una rutina fija todos los días, veras excelentes resultados en tu cutis.
  • Usa un exfoliante una vez por semana, para una limpieza más profunda pero sin maltratar el rostro.
  • No utilices jabón para limpiar tu rostro, a menos que tu dermatólogo lo haya permitido. El jabón tiende a resecar la piel y aunque seas de piel grasa, no es recomendado.

Conoce los beneficios de mantener limpio el rostro:

Además de lucir una piel esplendida, existen otros beneficios que acentúan nuestra belleza.

Al limpiar tu rostro antes de dormir, permites que tus poros respiren libremente y oxigenas tu piel, de aquí se desencadenan solo buenas cosas para tu piel, porque al estar oxigenada retrasas la aparición de arrugas y eliminas la aparición de acné en el rostro. Te liberaras de lucir cansado y tu piel lucirá luminosa, tersa y hermosa.

Limpia tu cara con vapor:

Este método es el utilizado en sitios especializados para la limpieza del rostro, como estéticas. El vapor permite que los poros se abran y su limpieza sea más fácil y eficaz.

Lo primero que debes hacer es limpiar tu rostro como de costumbre, utilizando exfoliante, retirando con agua tibia.

Al terminar este paso, coloca en la cocina una olla con agua hasta hervir, luego retírala y colócala en una superficie con una altura cómoda para ti.

Inclínate y coloca tu rostro encima de la olla cubriéndote con una toalla para que el vapor no escape. No te acerques mucho para que el vapor no te queme y mantente en esta posición al menos 15  minutos hasta que ya el vapor este desapareciendo. En este momento tus poros se dilataron y tu cara esta lista para seguir con la rutina habitual de limpieza.

limpiar-el-rostro

Utiliza un excelente astringente para eliminar todas las impurezas y luego aplica con suaves toques crema hidratante.

Este proceso es recomendable hacerlo de anoche o esperar de 3 a 4 horas para maquillar y evitar obstruir poros.

Exfoliante natural:

Esta receta es muy fácil, rápida y efectiva para aplicarla en casa y mantener la piel de tu cara limpia y fresca.

Solo necesitas miel y azúcar; por una cucharada de azúcar, dos de miel. Mezclas y lo aplicas en tu rostro de manera suave y uniforme, retiras con agua tibia.

Si eres de piel seca puedes utilizar aceite de oliva para sustituir la miel y los resultados serán iguales.

Aloe Vera, tu mejor aliado:

El aloe o sábila es un regalo de la naturaleza que tiene múltiples beneficios para la salud y la apariencia de tu rostro no escapa de ello,

Si tienes una planta de sábila en tu casa, extrae una penca, córtala y utiliza su cristal para pasarlo por tu cara, espera que seque y enjuaga con agua tibia. Limpia, hidrata y rejuvenece tu piel.

Cierra los poros:

Si tienes los poros muy abiertos estas mas expuesta a puntos negros y acné, a continuación te damos pequeños tips 100% naturales para que los apliques en casa:

  • Jugo de limón y piña: Se recomienda para pieles normales, que no sean sensibles y no sufran de alergias. Mezcla los dos zumos y aplica en el rostro lavado y limpio, recomendablemente de noche, la luz solar en contacto con estos cítricos puede mancharte la piel.
  • Yogurt Natural: aplica una generosa capa de este lácteo en el rostro y déjalo por 15 minutos y retira con abundante agua a temperatura ambiente.

Con estos simples pasos tendrás un rostro revitalizado, sano e iluminado. Haz una rutina diaria y goza de los beneficios de una piel hermosa.

Video Cómo limpiar el rostro

Leave a Reply

Ir a la barra de herramientas